18 mar. 2014

Y DE REPENTE OCURRIÓ

Hay ocasiones en las que, después de muchas decepciones, simplemente tiras la toalla, te resignas vivir una vida vacía y solitaria, pues lo que menos te apetece es volver a sufrir.

En ese momento has decidido que vas a luchar solo por ti misma, por tu futuro, por tu trabajo y que vas a disfrutar la vida a tu manera, sin tener que dar explicaciones a nadie.

Pues llega un día y una persona, que te rompe todos los esquemas. De repente te das cuenta de que necesitas tenerle a tu lado, que te gusta abrazarle cuando está mal, que te gusta animarle si está triste, que eres mejor persona desde que le conoces y que si has discutido con él hasta te cuesta respirar.

Porque llegaste a mi mundo cuando estaba a oscuras y lo has llenado de luz, porque desde ese 8 de julio estoy unida a ti, y quiero que lo sea para el resto de mis días.

Por estas y tantas cosas te quiamo cariño.

1 comentario:

Nidia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.